¿Cómo debe preparar la reapertura de su clínica dental?

Los negocios de todo el mundo se han visto significativamente afectados por la repentina necesidad de cerrar forzosamente lo que conocemos como nuestra vida “normal”. Sin embargo, a diferencia de muchos negocios, las clínicas dentales se han quedado en la oscuridad sobre cuándo y cómo deben volver a abrir sus puertas a los pacientes.

Aunque las orientaciones, o la falta de ellas, son muy vagas, eso no significa que deba esperar a que los poderes públicos le digan algo para poner en marcha un plan. Mientras usted se sienta a capear el temporal de la COVID-19, sus competidores ya tienen sus engranajes en marcha, listos para arrebatarle sus pacientes a la primera oportunidad.

Los problemas dentales no han desaparecido en estos tiempos de aislamiento. Las clínicas de todo el país han estado clasificando a los pacientes de urgencia lo mejor que han podido. No obstante, no cabe duda de que habrá un flujo de pacientes desesperados por recibir tratamiento una vez que se le dé el visto bueno para proporcionarlo. Siga estos consejos del Dr. Urbina:

ENTRAR EN UN NUEVO MUNDO

Mientras nos recuperamos gradualmente del bloqueo inducido por el Coronavirus y tratamos de reanudar la normalidad, el virus todavía nos afecta y podría hacerlo para siempre. ¿Cómo puede entonces prepararse para abrir su clínica dental en un entorno afectado por el Coronavirus?

Los consejos que compartimos a continuación son nuestras recomendaciones de áreas a tener en cuenta a la hora de planificar su estrategia de reapertura. Teniendo en cuenta la individualidad de cada consulta, y dependiendo del impacto del virus en su zona, tendrá que elaborar un plan a medida que se adapte a su situación. Esperamos que nuestras sugerencias constituyan un buen punto de partida y quizá le proporcionen algunas ideas que quizá no haya pensado en preparar previamente.

CONSULTE A LAS AUTORIDADES Y EVALÚE SU SITUACIÓN

  • Manténgase al día con las orientaciones de los órganos de gobierno pertinentes.
  • Consulte en línea los recursos y las listas de comprobación que se ofrecen para la odontología. A medida que aprendamos más sobre cómo afrontar el virus en el día a día, aumentará la publicación de las mismas.
  • Aunque la reapertura esté permitida, eso no significa necesariamente que sea seguro hacerlo. ¿Cómo es la tasa de infección en su zona? ¿Cuál es la demografía de su base de pacientes? ¿Su personal está lo suficientemente sano y en forma para la tarea, y la disposición de su clínica permite que haya suficiente espacio entre las personas en el interior? Si no estás seguro de que abrir sea la opción correcta, no te sientas presionado a hacerlo.

ORGANICE SU EQUIPO

  • Antes de reabrir, debe asegurarse de que su equipo dental está a la altura del reto. Es posible que los médicos y los empleados que no se encuentren bien, que hayan estado expuestos al virus o que tengan algún tipo de inmunodeficiencia no puedan volver a trabajar durante un tiempo.
  • Con el regreso escalonado de los niños a las escuelas, asegúrese de que los que tengan hijos dispongan de una guardería adecuada.
    Asegúrese de comunicarse con su equipo, confirme su disponibilidad y atienda cualquier preocupación que le planteen.
  • Al principio, querrá que haya el menor número posible de personal en la clínica. Tras evaluar su disponibilidad, decida quién trabajará cuándo y de qué tareas será responsable. Las funciones de los puestos de trabajo variarán y cambiarán para permitir la admisión de pacientes y la limpieza del consultorio.
  • Discuta el nuevo horario de funcionamiento, los procedimientos de admisión de pacientes y otras adaptaciones con el equipo.
  • Distribuya su horario y responsabilidades confirmadas, idealmente a través de un sistema basado en la nube para evitar puntos de contacto en los horarios impresos. Asegurarse de que todo el mundo está en la misma página ayudará a que las cosas funcionen sin problemas cuando abra sus puertas.
  • Mantenga los procedimientos de salud y seguridad en mente discutiéndolos en sus reuniones diarias. Recuerde regularmente a su equipo la importancia de aplicar las prácticas de higiene con los pacientes.
  • Participe en los nuevos cursos que estén disponibles. Cada vez hay más talleres de formación sobre temas relevantes, como la colocación de mascarillas. Siempre que sea posible, forme a su equipo en los procedimientos más recientes para aumentar la seguridad de los pacientes y del personal.

Deja un comentario