7 formas de controlar la ansiedad por ir al dentista

Las personas sienten ansiedad ante las visitas al dentista por diferentes motivos. Algunas prevén el dolor. A otros les preocupa que el dentista se precipite o que no tenga en cuenta sus preocupaciones. Otros factores de estrés son los recuerdos negativos de experiencias pasadas e incluso el olor estéril del consultorio dental. A veces, el simple hecho de interrumpir la rutina diaria para ir al dentista genera ansiedad.

Si no se aborda, la ansiedad dental puede provocar problemas de salud bucodental que, a su vez, pueden requerir más tratamiento dental. Dentista Urbina te brinda algunos consejos:

La confianza y la comunicación ayudan a reducir el estrés

Uno de los factores más importantes para superar la ansiedad dental es la buena comunicación entre usted y su dentista. Cuando uno se siente informado y en control durante la visita, suele estar menos ansioso.

Es habitual que las personas sientan cierto nivel de ansiedad cuando visitan a un médico o a un dentista. Sin embargo, si la ansiedad de un paciente está impidiendo el acceso a la atención necesaria, el individuo debe tener una discusión franca con el dentista antes de iniciar cualquier tratamiento. Como profesionales de la salud, los dentistas están capacitados para tratar a los pacientes que tienen ansiedad. Muchas técnicas seguras y cómodas pueden hacer que la atención dental sea menos estresante, incluido el uso de medicamentos.”

Consejos para mantener la calma cuando se visita al dentista

Si está nervioso por una próxima visita al dentista, pruebe estas formas de frenar su ansiedad:

  1. Comparte tus miedos. Si estás tenso o ansioso, díselo a tu dentista y al personal dental. Expresar tus preocupaciones ayudará a tu dentista a adaptar el tratamiento a tus necesidades.
  2. Concéntrese en respirar regular y lentamente durante los procedimientos dentales. Cuando las personas están nerviosas tienden a contener la respiración, lo que disminuye los niveles de oxígeno y aumenta aún más la sensación de pánico. Al igual que en algunas técnicas de meditación, centrarse en la respiración lenta y regular ayuda a reducir los niveles de estrés.
  3. Escuche algunas melodías. Si te molesta el sonido del taladro, llévate tu música favorita y unos auriculares.
  4. Vigila lo que comes y bebes. Evita la cafeína antes de una cita con el dentista. Come alimentos ricos en proteínas que, a diferencia de los alimentos azucarados, producen un efecto calmante.
  5. Utiliza señales de mano. Póngase de acuerdo sobre las señales manuales para comunicarse con su dentista. Cuando te sientas incómodo, hazle una señal al dentista para que disminuya o detenga el procedimiento.
  6. Elige una hora de cita poco estresante. Elige una hora para tu visita al dentista en la que sea menos probable que tengas prisa o estés bajo presión. Esto puede significar un sábado o una cita a primera hora de la mañana.
  7. Obtenga buenas críticas. Si buscas un dentista, pide recomendaciones a tus amigos y familiares. Una buena crítica sobre un dentista de alguien de confianza puede ayudar a reducir tu ansiedad.

Deja un comentario